Una Semana Santa de rechupete

tambores lejanos

¡Qué maravilloso sería montarnos en la máquina del tiempo y retroceder, pongamos por caso, medio siglo, cuando (algunos) teníamos diez añitos! Pues venga, subamos a ella y regalémonos un paseo por los cines de Barcelona durante la Semana Santa de 1966. Estamos en domingo de Ramos, día 3 de abril, ávidos de celuloide como siempre. El atracón promete: Julie Andrews luce su candor en el Coliseum y el Aribau, con Mary Poppins y Sonrisas y lágrimas, respectivamente. John Wayne también hace doblete: El fabuloso mundo del circo (Florida Cinerama), en parte rodada en la Ciudad Condal y que ya lleva medio año en cartel, y Los cuatro hijos de Katie Elder (Novedades); o triplete, si añadimos su breve cometido en La historia más grande jamás contada (Nuevo Cinerama). Los Beatles la lían en el Montecarlo con ¡Socorro! y Cantinflas se pone alzacuello en el Borrás con El padrecito, que será un exitazo de antología. Más: El coleccionista (Diagonal), Boeing Boeing (Windsor Palace), El regreso de Fu Manchú (¡en el Urgel!), La ingenua explosiva (Comedia)…

El lunes día 4 entran estrenos (más bien reposiciones) y varía la cartelera. Empiezan a desfilar las estampitas propias de estas fechas, como Barrabás o Ben-Hur. Apetecibles, muy apetecibles programas dobles en el Verdi (El desertor del Álamo y Los gigantes de la Tessaglia), el Regina (Tambores lejanos y Un día en las carreras) y el Capitol, el popular Can Pistoles (El hombre con rayos X en los ojos y Los Brutos en el Oeste: ¿alguien se acuerda de I Brutos?). El cine más pío llega, como era obligatorio, el jueves, el viernes y el sábado Santos, con el desembarco de Rey de reyes, El Señor de la Salle, Marcelino, pan y vino, Fray Escoba, Las campanas de Santa María y, entre otras, nada menos que El evangelio según San Mateo.

Domingo de Resurrección es, como manda la tradición de la época, el gran día de la Semana Santa y uno de los más selectos del año. Las salas de estreno se visten de gala, ya no se imponen las sandalias ni las sotanas. Aterrizan el día 10 El espía que surgió del frío (Novedades), El rey del juego (Tívoli), El botones (Montecarlo y Niza), Al final de la escapada (sí, el Godard, en el Alexandra) y, fecha histórica, My Fair Lady, que supone la reapertura, completamente reformado y lujosísimo, del Alcázar, y proyectada en versión original con subtítulos en castellano. Vamos ahora a los cines de reestreno, donde se dan algunos programas dobles de mojar pan en salsa de liebre a la royal: Agente 007 contra el Dr. No y Los jóvenes salvajes (Barcino), Laurel y Hardy en el Oeste y Caso clínico en la clínica (Barcelona) o Caso clínico en la clínica y El hombre que mató a Liberty Valance (Bonanova), Los invasores (la de Jack Cardiff) y Extraños en un tren (Adriano y Spring) o Extraños en un tren y Marnie, la ladrona (Versalles). Para enloquecer. Una Semana Santa de rechupete la del 66.

Anuncios